jueves, 29 de noviembre de 2007

Malacrianza!


Nunca he sido un pan de Dios, de hecho de niño mi apodo del barrio en Arica era “Rambo” posterior a una pequeña polémica acerca de cachorros de mi perra, una lavadora, infanto lavado canino homicida y perritos ahogados. Recuerdo que mi mamá me reto, castigo y posteriormente me llevo al psicólogo para comprender mis “extraños instintos”. Mi padre, un hombre moderado en sus comentarios y también en su constancia, muy sabiamente tomo mi brazo y llevo al patio de la casa, con sus ojos calmos me miro para asegurarse que tenia mi atención en lo que diría. Dijo algo como “hijo, el problema no esta en tu acto, usted lo cometió sin el interes de causar daño, por el contrario quería ayudar. Pero ¿cuál fue el resultado? Cuando uno va a dar un paso en la vida debe entender que ese paso no será infértil, que significará algo y tendrá consecuencias, las que sean, pero las habrá. Usted nunca debe actuar sobre un llamado que desobedezca su conciencia, antes de todo esta su conciencia (eso lo recuerdo claro) sólo ella lo libra de la culpa que ahora puede estar sintiendo”. Aquí mi conciencia.

Puedo decir que comprendo en absoluto la enorme responsabilidad de ejercer autoridad, soy un padre de la vida de mi hermano menor, y a lo largo de esta experiencia he aprendido que el equilibrio entre la autoridad y el autoritarismo es una delgada línea que se compone de principios. Yo no puedo castigar sólo por lo que la sociedad sostiene que castigue, poco sirve que obligue a mi hijo a no salir a la calle si no comprendo la razón de su desorden. Cuando uno quiere condenar la libertad de conciencia traiciona los derechos más íntimos de la persona. En el caso de nuestro partido, puedo estar en total desacuerdo con muchos de los actos del Sr. Zaldivar, pero no puedo estar más en desacuerdo que con la decisión de la mesa. Expulsar es sólo una formalidad legal (y confieso caer en ella con regularidad), ya que a nadie se le puede expulsar de su conciencia. Y si el nuestro es un partido virtuoso en ella, aunque te maten seguirás sintiendo el espíritu de la cristiandad.

Como padre entiendo que no es simple castigar, pero también comprendo la responsabilidad que habita en el castigar. Y sólo castigo cuando tengo la sustancia moral como para reprochar un acto, y no la conveniencia política para demostrar una supuesta virtud de mando. La autoridad no sólo se gana, también se merece, y se merece en la formación de valores en nuestras bases (o hijos) se merece en la generación del respeto y del amor, y no en la intención de generar falsa conciencia y habito al temor del reproche y la condena.

Plegándome a los cometarios de ya varios(as) hermanas y hermanos en conciencia, llamo a la calma y al criterio, no dejemos que la febril coyuntura política nos desoriente, somos lo que somos tanto dentro como fuera, porque el nuestro no es un compromiso formal y legal, es un compromiso del espíritu. Dejo el tema más allá de la trivialización de una votación o de un deber político estratégico, la comprendo en el ámbito de nuestra doctrina, de nuestro aprendizaje diario como seres humanos miembros de una sociedad. En todos y todas habita el error, pero también la capacidad de aceptarlo y seguir adelante.

En la fraternidad, que no teme a divisiones

Alejandro Andrade

3 comentarios:

Rocío dijo...

Creo que es toda una estrategia alvearista para demostrar que ella tiene cojones. ¿Por qué no asumen mejor que quizá las mujeres gobiernan de otra forma? No, siguen emulando al macho recio, político paternalista... no digo que sea malo, sino que quizá no se adapte a mi género.
Además pienso que una de las grandes virtudes de la DC es justamente el pluralismo en su ideología, en su apertura ideológica... ¿para qué echarlo si pueden sacarle provecho?

¿O somos nosotros nomás los que pensamos así?

Mauricio Campillay Diaz dijo...

uf, cpmplicado lo que esta pasando en el PDC, Me da mucha pena, estoy convencido que esta no es la DC de Frei, Busto, Castillo, Tomić, creo que nos estamos alejando de sentido Humanista Cristiano.

En que quedara todo?
Cual será el resultado?
Como quedara el partido ante esto?
Que pasa con el trasantiago?
Que pasa con los miles de santiaguinos?
Que pasa con los miles de chileno que no entienden nada?
Le estamos haciendo un favor a la política?
Es una pena, claramente una pena.

Janito reafirmo lo conversado con tigo, amigo un abrazo muy fraterno, un abrazo verdadero, que estés muy bien.
Amigo creo que mas que nunca chile nos necesita.

Claudia Menesses Z dijo...

No sé exactamente a dónde vamos pero me preocupa la forma en que estamos enfrentando las cosas...

Rezo porque seamos capacesd de volver a mirarnos de frente sin tanto odio

Cariños
Claudia