domingo, 7 de diciembre de 2008

Siguiendo la Felicidad

He despertado extrañándote, esta parte de mi vida se llama…

¡Humano!

El aroma extraño de no tener lo que se tenia, esa sensación de perdida peligrosa que te lleva al vértigo y al delirio. Ese delirio matutino que sólo se compensa con una sesión cara a cara con el lavamanos, que se va llenando de a poco con tu asco y tu arrepentimiento, ese que habla de que chucha pensabas, hasta dónde vivirás… no tiene el agua esa anestesia que posee el alcohol para los problemas del corazón, no tiene la soledad esa emoción que entrega la compañía, no es cualquier compañía LA compañía de la persona amada.

He extraviado mi ánimo, mi hambre y mi sueño. Espero tampoco perder las esperanzas.