jueves, 19 de diciembre de 2013

To Candelaria!

Estimado Pascuero, Se que ha pasado bastante tiempo desde la última vez que escribí, pero dejaré atrás tu pequeño error de cálculo de llevarle el NES al idiota del Raúl Verdugo que sólo se sacaba cuatros y se portaba pésimo y no a mí que era una luminaría en tercero básico; entiendo que por tu edad y los años de hacer el trabajo puedes cometer errores, así que lo dejo pasar. La cosa es la siguiente, hay una mujer (bípeda, terrícola y de verdad) que me interesa porque desde un tiempo a esta parte he sido testigo de que su caudalosa alegría ha ido decreciendo, es que si supieras pascuero, debes saberlo llevas años con tu esposa y algo bueno debes tener para que la señora te aguante vivir en un lugar tan frio y rodeado de enanos no sindicalizados y animales voladores. La cosa es que la conocí por casualidad haciendo algo para lo que no fui destinado, y cuando eso sucedió es como cuando las cosas pasan más lento, no se, como que los fotogramas de la realidad pasan por un filtro que lo hace quedarse en tu memoria, y podría describir con detalles esa escena y aún más, las ganas que tenía de oírla decir cualquier cosa, por más simple y vaga que esta fuera, y ahí vino el tiro de gracia, cuando su boca se abrió lo que salió de ahí era sorprendente, ella puede ver las cosas que el resto de inocentes mortales somos negados, ve una ciudad activa y viva, con matices de colores que desconozco y el tono de su voz armoniza hasta el más estridente de los sonidos. En virtud de lo anterior, y ya que tuviste momentos de gloria como la navidad del 91 con el Palomo, el mejor caballo de madera que un niño pudiera tener (aun cuando me entere que el responsable de tan hermoso trabajo fue mi tata lolo y no uno de tus enanos, pero punto para ti por buscar al mejor) mi bici cross roja la navidad del 93 y la llegada sorpresa de mi tata la navidad del 94, me creo con valor de pedirte la siguiente lista que paso a describir. 

1. Libro de chistes de geógrafos para ponerme a tono 
2. Tres o más arreboles por semana para cuando ella salga del trabajo 
3. Válvula de despiche para sus presiones 
4. Un coro de cualquier tipo de animal disponible por las mañanas en su ventana 
5. Brisa perfumada para cuando este pedaleando en su bicicleta para que la pena que siente baje un poquito 6. La posibilidad de que me atropelle con la misma bici cosa de que sienta culpa y me acepte una invitación a tomar té (esa es para mí, pero no podía perder la oportunidad) 
7. Y como último, y sólo porque es navidad y la cosa está en creer, que le encargues a alguien, no importa quién sea o si no soy yo, pero que le de la felicidad y amor que ciertamente merece. 

En fin pascuero, son regalos simples y que no necesitan de tu ejercito de gnomos subcontratados, sé buena onda y rájate con estos, este año me porte genial así que vale la pena hacer el esfuerzo! A la candelaria la encuentras en el barrio Brasil, así que no te vayas a confundir como con el brea del Verdugo, 

Saludos, jo jo jo 
El Ale 

 PS: tiene un hijo, así que mete en la bolsita algún juguete… unos palitroques estaría bien, como los que me mandaste el 91, que eran curiosamente parecidos a los que mi tata me había tallado unos meses antes! Pero de seguro le encantaran!

1 comentario:

Claudia Arellano dijo...

Ojalá existiera el viejo pascuero y su ejército de enanos... capaz que el viejo responda: hago regalos no milagros!