viernes, 5 de diciembre de 2008

Cry!



fue el tibio abrazo que ahora me ahoga.