sábado, 17 de julio de 2010

Indicadores Quimicos

Hemos sentido las cosas como son, he notado los mensajes que entregabas esos días que paréntesis, estabas partiendo y estabas despidiéndote, intentando encontrar el calor que te hiciera permanecer aquí, a mi lado… pero no lo encontraste, no es que mi amor se enfriara, sencillamente cambiaron las cosas.

Cuando intentamos la reconquista cometemos el error de retroceder, y caminar hacia atrás sólo le sirve a Michael, el resto de los terrícolas debemos avanzar. Entonces, ¿termino todo? Aquí llego el momento de ser serio.

No creo en la destrucción, creo en el cambio, la transformación… y como lo que se sentía en un minuto se convirtió de amor a decepción, de alegría a dolor, de pena a tranquilidad. No es difícil después de pasar meses llorando y tratando de no perder estrella fugaz en el cielo notar la realidad, lo que decíamos que era fue, lo que decimos que es esta, lo que dijimos que sería no sabemos. El tiempo es dinámico, constante en sus transformación y por ende impredecible, no es destino, no es casualidad… sencillamente es incierto. Lo que nos sucede mañana no lo sabremos hasta mañana, y he aquí la verdad de la conservación, que contradice a lo que enseñan los budistas! La no permanencia. No es que las cosas no nos pertenezcan o no permanezcan en nosotros, las cosas así como la masa y la energía… se transforman, llegan a ser cosas superiores llenas de colores, precipitados, temperatura o sencillamente carentes de demostraciones físicas. Finalmente, llego a mí la fenolftaleína.

Y mis dudas, mis defectos. Por qué no me crece la barba, por qué se me cae el pelo, por qué no puedo sencillamente terminar la carrera… por qué cuando cierro los ojos sigo viendo. Eso, eso que describo es lo que soy, es lo que tengo… lo que llevo. Y eso es importante, lo que cargamos, lo que somos es lo que nos lleva a la felicidad, no hay respuesta a nuestra pregunta existencial sea cual sea… sólo existe hermanos y hermanas mías la mejor de las cosas que más amo en la vida… la experimentación! Y nacemos para experimentar, nacemos experimentando el amor, el dolor, la pena y la alegría! Porque nos corresponde como personas, como seres con alma! Y nadie podrá un día decirnos, cuando termino nuestro proceso investigativo. Estoy vivo, vivo y corriendo por un camino, en el que he tenido muchas paradas, y afortunadamente, aunque suene extraño… aun no veo la meta. Nada termina sencillamente porque así se siente, las cosas cambian, todo cambia! Y eso que dejamos atrás, no lo volveremos a ver, pero nada te impide, volver a vivirlo.

Alejandro